TALLER DE TEATRO PARA NIÑ@S, ADOLESCENTES Y ADULTOS

¿Cuántas veces exigimos a nuestr@s hij@s que hablen bien, que entiendan las matemáticas, que aprueben los exámenes…?

El teatro ayuda a todo esto. El teatro juega con la imaginación, con la intuición; lo que incrementa la sensibilidad hacia lo conceptual. Esto predispone al cerebro a la hora de comprender los razonamientos abstractos que se emplean en el aprendizaje de las ciencias formales, es decir, aquellas que trabajan con objetos creados por el hombre, y que existen solo en su mente (como por ejemplo, los números).

El teatro puede mejorar la memoria de una manera más efectiva y activa que otras técnicas. Se ha demostrado que mejora la actitud al hablar, somos capaces de encontrar las palabras para expresar nuestros sentimientos con mayor facilidad, y la memoria mejora de forma evidente y con mayor efectividad.

Favorece la empatía, que es lo único que a veces, les pedimos a nuestros adolescentes; que se pongan en nuestro lugar 😉

Está demostrado que las actividades artísticas, especialmente aquellas que se hacen en grupo, frenan el envejecimiento patológico. Existen estudios que señalan una relación directa entre el arte (como medio para experimentar emociones positivas) y sus beneficios a largo plazo: previene los resfriados, protege contra las enfermedades cardiovasculares…

El teatro puede ser un buen entrenamiento cerebral que ayude a prevenir la pérdida de la agilidad mental porque requiere una atención continuada en la actividad que se está realizando, lo que a la larga nos hace estar mucho más presentes en el “aquí y ahora”.

El teatro nos enseña a que las palabras error o equivocación no son importantes, es más; nos reímos de ellas: Nos ayuda a sentir, vivir, respirar mejor… Es más, aquellos que participan con mayor frecuencia en actividades culturales, como público o practicándolas; disfrutan de una mejor calidad de vida y son MÁS FELICES ¿Hacemos teatro? 🙂 ¡Contacta! nataliabravo@teatrea.es